MORENA al salón de la mala fama


Doble o nada.
Por José Luis Ramírez.

Va de nuevo. Morena repetirá elecciones en 16 distritos del país, en donde las evidencias del fraude entre amigos no pudieron ser ocultadas. Séneca decía, compórtate como si Dios te estuviera viendo, claro, era un consejo moral para los cristianos, pero aquí no es el caso, les vale.


Usted, ajeno a esta trifulca, seguramente se preguntará por qué se hacen trampa, y solo perviven dándose de palos entre ellos. Usted lo sabe, es un asunto de poder y dinero. En Guanajuato están identificados 4 grandes grupos, y en esta elección de consejeros el objetivo es ganar los 15 distritos electorales, que les permitirían ser parte de todas las estructuras formales de Morena, y decidir que personas integrarán sus comités, así como incidir en la nominación de candidatos de elección popular.


El primer grupo es de los Profecos, su jefe es Ricardo Sheffield, actual Procurador del Consumidor, fue candidato a Gobernador por Morena en el 2018, y en el 2021 candidato a Presidente municipal por León, en ambos casos perdió. Su sueño dorado es ser gobernador. En Celaya, su representante político es su empleado, Daniel Nieto, y ahora, en compañía de la diputada plurinominal, la michoacana Edith Moreno; en San Miguel de Allende es el regidor Carlos Olvera. Su inclinación política como grupo Profeco, en la escena nacional ha sido discreta, después de la exposición pública de posibles actos de corrupción que le hizo el actual secretario de Gobernación Adán Augusto López.


Los COTS, Coordinadores de Organización Territorial, son el segundo grupo. Formalmente es una de las estructuras institucionales de Morena, su jefe nacional es el Senador plurinominal, Peña Villa, la coordinadora estatal es la diputada plurinominal -impuesta en Guanajuato, la sonorense Hades Aguilar Castillo; su hermana es Senadora plurinominal, y su hermano diputado federal, ambos por Sonora. Los Cots en la lógica partidaria serían los encargados de fortalecer la afiliación de militantes. Como grupo político, es de reciente creación, el representante en el distrito 12 de Celaya es Simón Zepeda, y en San Miguel de Allende, distrito 02, es Gisela Gaytán. La presencia en Irapuato, del Senador Peña Villa, en una reunión de promoción de la candidatura de Claudia Sheinbaum, presupone una inclinación política en ese sentido, pero no está confirmado.


El grupo Bienestar, son en su mayoría funcionarios de esa secretaria, su líder local es el mismo Delegado, Mauricio Hernández Núñez, quien también aspira a ser gobernador, sus alcances son estatales a través de los trabajadores, denominados “servidores de la nación”. Su representante en la región es el celayense y exregidor, Gerardo Sierra, operó con un grupo de amigos y familiares la movilización de beneficiarios de programas asistenciales en la pasada elección.


“Los Prieto”, es uno de los grupos más viejos en Guanajuato, su jefe moral es el Doctor Ernesto Prieto, actual director del INDEP, y amigo cercano al ciudadano Presidente López Obrador, su hijo Ernesto Prieto fue diputado local en la anterior legislatura, y al mismo tiempo presidente estatal del Partido, igual que en este momento. En la última elección su hermano fue electo presidente municipal por Salamanca, y su tío Cuauhtémoc Becerra, quien fuera enlace nacional, es diputado local por ese distrito. Su representante en Celaya es Ricardo Paz, y Miguel Villanueva; en San Miguel de Allende es Ricardo Ferro, y en Comonfort Carlos Nieto. Su inclinación publica en Guanajuato, ha sido por el senador Ricardo Monreal.
Estos 4 grupos, son nutridos por una base militante inestable, y por beneficiarios de los programas sociales. Localmente, los militantes han sido desplazados y marginados de cualquier responsabilidad política, y laboral, por eso son cooptados y manipulados fácilmente por los grupos nacionales que tienen el control de los empleos en el partido y en la administración federal.
Morena arrastra desde su creación la falta de estructuras democráticas de organización, y de toma de decisiones, lo que empeora las relaciones interpartidarias, y personales, esto se compensa con los logros presidenciales y las iniciativas de movilización en defensa de asuntos de interés nacional. La consolidación de una militancia estructurada no se perfila, agudizando los choques internos, y la lucha por el poder político al interior. A pesar de que los grupos y corrientes no existen formalmente, estos se dan y se han fortalecido, sobre todo ahora, que se compite por el relevo presidencial.
La elección de los consejeros distritales, en su origen y en su forma, está viciada, se convoca como asambleas pero lo cierto, es que son votaciones directas donde no se debate o se plantea ningún tema, y lo peor, es que su diseño de participación, abre la afiliación como condición para votar el mismo día de la elección, lo que permite una afiliación corporativa o grupal.
En todo el país, se anuló la elección en 16 distritos, en Guanajuato fueron cuatro: el Distrito 2, con cabecera en San Miguel de Allende, que abarca San José Iturbide, Comonfort, y una parte de Celaya; el distrito 5 ubicado en León; el 9 con cabecera en Irapuato, que agrupa a Silao de la Victoria; el 12, con cabecera en Celaya. Eso ubica a los morenos guanajuatenses en el primer lugar nacional en mapacherías con 4 elecciones fallidas, y Celaya ocupa el primer lugar estatal con dos distritos, el 2 y el 12. ¿Quién en su sano juicio, puede alegar decencia política o presumirla?
Los números obtenidos en la anterior asamblea hablan por sí solos, en San Miguel de Allende se realizó la votación del Distrito 2, allá las mujeres que obtuvieron las 5 primeras posiciones fueron: Gisela Gaytán, ganó con 1601 votos, es del grupo COTS, vive en Celaya; María Zeferina Capilla, obtuvo 351 votos, vive en Comonfort, fue presidenta municipal interina de ese municipio durante la elección pasada, la ubican dentro del grupo de la Familia Prieto; Berenice M. González Tapia, suplente de la regidora Silvia Guerrero Colunga, obtuvo 284 votos, es del grupo Profeco; la regidora celayense, María de San Juan Espinoza, obtuvo 270 votos, es del grupo COTS, vive en Celaya; Diana Carmin Lino, es esposa de Carlos Olvera del grupo Profeco, obtuvo 248 votos. En total, esas 5 posiciones suman 2754 votos.


Los 5 primeros lugares para hombres los ocuparon: Luis Ricardo Ferro con 1243 votos, al parecer se desmarcó del Grupo de la Familia Prieto, y está documentado el apoyo que tuvo de funcionarios priistas que gobiernan el municipio; Osvaldo Arteaga, obtuvo 428 votos, es del grupo Profeco; Víctor R. González Meza, vive en Celaya, es del grupo COTS, obtuvo 411 votos, Carlos Ricardo Olvera, vinculado al grupo Profeco, obtuvo 264 votos; y Carlos Nieto es del grupo de la Familia Prieto, expresidente municipal de Comonfort, trabaja en el INDEP, vive en Comonfort y obtuvo 235 votos. En total fueron 2581 votos para las 5 primeras posiciones. Después de la frustrada elección, se reunieron los Jefes de Profeco y Bienestar en San Miguel, para unir “fuerzas”, y enfrentar al otro grupo que también se unificó, la Familia Prieto y Cots.


En el Distrito 12, con cabecera en Celaya, los primeros 5 lugares para mujeres fueron: Alma Guadalupe Virgen con 211 votos, miembro del grupo Bienestar; Susana Maldonado con 173 votos, es del grupo COTS; Sahara Montes, con 155 votos del grupo Bienestar; María Angelina con 139 votos, y María Ivette González del grupo COTS, con 134 votos. El total de los votos de los primero cinco lugares, que pasarían a ser Consejeras distritales, es de 812, no lo olvide.
En el Distrito 12 con cabecera en Celaya, la elección de hombres tuvo los siguientes resultados: Simón Zepeda 254 votos, es del grupo COTS; Luis David Hernández, tuvo 214 votos es del grupo Bienestar; Mariano Sierra -hermano de Gerardo Sierra- del grupo Bienestar con 158 votos; Adrián Guerrero Caracheo, participó en la planilla independiente de Javier Mendoza Márquez del grupo Cots con 140 votos, y José Luis Alfaro del grupo Bienestar con 117 votos. El total de los votos para los primeros 5 lugares, que pasarían a ser Consejeros Distritales, fue 802, apunte. En la “segunda vuelta”obligada, al parecer se aliarían los grupos, como lo harán en San Miguel de Allende.


Ahora bien, tomando como referencia esos números podemos contrastar lo siguiente: Gisela Gaytan del grupo Cots, vive en Celaya, obtuvo en San Miguel de Allende, 1601 votos, el doble de todo el grupo de mujeres electas en el distrito 2 de Celaya.
Ricardo Ferro, sanmiguelense, obtiene 1243 votos, y equivale a todos los votos que obtuvo el grupo de los hombres “ganadores” del distrito 2 con cabecera en Celaya, y le sobrarían 441 votos, cantidad similar obtenida por el segundo lugar de su grupo.
Llama la atención que los celayenses votados en San Miguel de Allende, hayan obtenido mayor cantidad de votos siendo unos totales desconocidos. Para que tenga una idea de la desproporción, personajes como Daniel Nieto, del grupo Profeco, más visto y asoleado por estas calles, obtuvo 100 votos, y no pasó al grupo de los primeros 5 del salón de la mala fama celayense, a pesar de los recursos inyectados a la campaña de su grupo.


Igualmente, si usted compara los 270 votos obtenidos en San Miguel de Allende por la regidora María de San Juan Espinoza, presidente de la Comisión de Seguridad del Ayuntamiento de Celaya, contra los votos obtenidos por la diputada plurinominal, la michoacana Edith Moreno, hay una diferencia de mas de 150 votos a su favor.


Le doy un dato mas, Celaya tiene en total 390 mil electores; San Miguel de Allende 135 mil, Comonfort 62mil, y San José Iturbide 57 mil, en total, los dos distritos suman 644 mil electores, lo que indica, que ni siquiera el 1.5% pudieron movilizar para votar por sus consejeros distritales. Estos datos, reflejan la precariedad o aceptación a la militancia morenista. Le cuento, el total de los votos de los dos grupos “ganadores” en Celaya, fue el 0.2% de ese electorado, es similar al que se obtiene en una elección para delegado en la comunidad de San Miguel Octopan.


Si usted valora la inversión en transporte, dadivas, apoyos sociales, gratificaciones, alimentos del día de la elección, y además el pago de salarios de funcionarios, empleados del partido, empleados privados para preparar desde semanas antes la compra de votos y la movilización de votantes, resulta una verdadera ridiculez que funcionarios de primer nivel de Bienestar como David Hernández obtenga 214 votos, o el hermano del Subdelegado de Bienestar Gerardo Sierra, 158 votos. Sacan más votos, y con menos, mucho menos dinero, las reinas de la primavera de cualquier jardín de niños.


Solo menciono estos dos distritos, porque está involucrado nuestro municipio, y como lo había señalado, la importancia de este evento no es menor, dado que es el partido político que se encuentra gobernando el país. Debo decirle, que estos números, refrendan el hecho que los ciudadanos votan por la persona, es decir, por AMLO, y que estos personajes que observamos en estas grescas pandilleriles, no tienen la altura, ni la talla política que requieren para fortalecer el trabajo que hasta el día de hoy, hace el presidente de la república.
El hecho de repetir la elección y el reconocimiento de vicios y practicas ilictas, no significa que se subsane el fraude social, porque participarán los mismos candidatos. Desde el día en que se anunció la anulación de los distritos, los grupos comenzaron a preparar el asalto otra vez, tienen los recursos, tienen la estructura, tienen el tiempo y el dinero, a eso se dedican. Obvio, lo que no tienen es la decencia de declinar ante el grotesco espectáculo que han dado, por lo que este nuevo proceso, solo validará los resultados que se dieron hace unas semanas.


Esto no debería ser visto como un acto menor, insisto, deberían ser contemplados como delitos electorales, y ser sancionados, por una simple razón, el partido Morena es una entidad de interés público, y financiada con recursos públicos, por lo tanto, lo que han hecho son actos contrarios al interés público, y es un desvío de recursos públicos, la cancelación de las elecciones es la prueba más contundente. Repetirla sin aplicar sanciones, significa que será la misma mapachada, nada más que revolcada. En Celaya, como si la violencia, la delincuencia, la corrupción en el gobierno no fueran suficientes, aparece encostalada una de las opciones políticas que parecía ser la esperanza de Celaya. ¡Qué irresponsabilidad, qué mala jugada!


Revolcadero.
Ismael Pérez Ordaz, es un hombre precavido, ya promueve al delfín sucesor del ciudadano Mendoza Márquez, pero le aclaro, no es Francisco Arreguín. No sude calenturas ajenas, ni haga la batiseñal equivocada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: