El Camino Real Tierra Adentro cumple la primera década como patrimonio mundial

San Miguel de Allende, Gto. – El 1 de Agosto del año 2010, la ruta Real denominada “Camino Real Tierra Adentro” fue declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad, en San Miguel de Allende hay tres puntos importantes de la ruta: El Antiguo Hospital de San Rafael, el Puente del Fraile y el Puente de San Rafael.

El Camino Real de Tierra Adentro forma parte de la Ruta Real Intercontinental española desde la Ciudad de México hasta Santa Fe. La propiedad consta de cinco sitios urbanos existentes del Patrimonio Mundial y otros 55 sitios relacionados con el uso de la carretera, como puentes, antiguas haciendas, centros históricos / ciudades, un cementerio, antiguos conventos, una cadena montañosa, tramos de carretera, un mina, capillas / templos y cuevas dentro de un tramo de 1,400 km de la carretera entre la Ciudad de México y el pueblo de Valle de Allende.

54fddd7ab8d6f93213a0fe4a0c18beb1

El Camino fue un fenómeno extraordinario como canal de comunicación. La plata fue la fuerza impulsora que generó la riqueza y el compromiso del Gobierno español y la voluntad de los colonos de “abrir” el territorio del norte para la minería, establecer las ciudades necesarias para los trabajadores y construir los fuertes, las haciendas y las iglesias.

El resultado de este proceso altamente rentable fue el desarrollo de minas y la construcción de carreteras y puentes, el establecimiento de pueblos multiétnicos, con edificios elaborados que reflejan una fusión de la decoración española y local, una revolución agrícola en el campo centrado en las grandes haciendas con iglesias, y el movimiento de los pueblos de arriba a abajo, facilitado en gran medida inicialmente por los asentamientos de arrieros, todo lo cual condujo al desarrollo de una cultura distintiva a lo largo de la ruta.

DSCN3104 1

Finalmente, la riqueza de la plata condujo a un desarrollo económico masivo en España y otras partes de Europa y a un período de gran inflación económica. El impacto del camino fue enorme en términos de tensiones sociales, así como, en última instancia, de integración social entre las muchas personas que participaron en el desarrollo económico. Las estructuras de la propiedad juntas reflejan algunos aspectos de este intercambio de ideas y personas a lo largo del tramo sur de la carretera.

El Camino Real de Tierra Adentro se convirtió en una de las rutas más importantes para unir la Corona española con sus dominios del norte de las Américas. A lo largo de la parte sur de la ruta hay una colección de sitios relacionados con el trabajo en minas y haciendas, comercio de comerciantes, militares, evangelismo y la estructura administrativa diseñada para controlar el inmenso territorio desde el centro metropolitano español, adaptado al entorno local, materiales y prácticas técnicas, que reflejan un intercambio sobresaliente de ideas culturales y religiosas.

2

Un conjunto de sitios a lo largo de la parte sur del Camino Real de Tierra Adentro, incluidos ejemplos de edificios, conjuntos arquitectónicos y tecnológicos, ilustran una etapa significativa en la historia humana: la explotación colonial española de la plata y la transformación de Paisajes rurales y urbanos.

La lista y ubicación de los edificios y sitios que integran la Ruta Camino Real Tierra Adentro se puede consultar en la página oficial de la UNESCO: Camino Real Tierra Adentro 

EL HOSPITAL DE SAN RAFAEL

Desde la primera mitad del siglo XVIII los vecinos de San Miguel el Grande (Hoy San Miguel de Allende) empezaron  a hacer los trámites necesarios a la erección de un hospital donde se curasen los pobres, de todas las enfermedades, que habían en la población, se acudió primeramente al cura, a fin de que éste hiciera saber al Obispo de Michoacán (San Miguel el Grande entraba en su jurisdicción), la utilidad que esta obra reportaría.

DSCN9955

El Obispo estuvo de acuerdo; se solicitó entonces la autorización del Virrey don Juan de Acuña, Marqués de Casa fuerte (1722 a 1734), pero por razones que se ignoran, el asunto no halló por entonces respuesta alguna. Vinieron después los gobiernos del Virrey  Don Pedro de Castro Figueroa y Salazar, Duque de la Conquista, y tampoco resolvió nada, pues apenas habíase iniciado los primeros trámites surgió un pleito entre los curatos de San Miguel el Grande y de Dolores, que acababan de erigir, disputándose el ¼ noveno de los diezmos para las iglesias. En 1742, siendo Virrey Don Pedro Cebrián y Agustín, Conde de Fuenclara (1742-1746), se le presentó la instancia de los vecinos de San Miguel el Grande. El nuevo Virrey aprobó la obra el 16 de octubre de 1743.

Pese a todos los trámites legales que se habían hecho ya con todo éxito, la obra no pudo realizarse entonces por falta de fondos, pues a pesar de que el Virrey había ordenado en 1744 que el noveno y medio de fábricas u hospitales, se aplicase integra a la construcción del hospital de San Miguel el Grande, no había sido suficiente. Las cosas quedaron en suspenso durante diez años, después de los cuales la situación había cambiado. Los fondos designados por el Virrey se habían ido guardando y ya sumaban $4,490.00 don Francisco de Lara Villagómez había donado un terreno, en lugar santo y acondicionado, que medía 110 varas de frente, de sur a norte, y de 190 de fondo, de oriente a poniente. Unos vecinos habían dejado en sus testamentos rentas al hospital, pero con la orden de que mientras se edificaba se aplicasen a sufragios por las almas del purgatorito. De todas estas posibilidades dio cuenta en 1753 el Obispo de Michoacán al Virrey, que lo era ya el primer Conde de Revillagigedo, éste ordenó se procediese de inmediato a realizarlo. Se encargó de llevarlo a efecto al cura del lugar, Juan Manuel de Villegas. El edificio estaba formado por dos partes: el hospital y la iglesia. Ésta medía 40 varas de largo y diez de ancho, sus muros medían doce varas de alto; tenía crucero y bóvedas. La torre era de un solo cuerpo y en ella se pusieron dos campanas. En el interior de la iglesia había un altar mayor y dos en el crucero, había también púlpito y amplio coro. Tanto la iglesia como la sacristía se adornaron con numerosas pinturas al óleo.

El hospital se hallaba dispuesto alrededor de un patio central, con cuatro corredores; de éstos, tres se concluyeron y uno se dejó a medias. Había en el veintisiete piezas destinadas unas a enfermerías de hombres, otras a las de mujeres y las restantes a convalecientes y oficinas del hospital, servicios y habitaciones de la servidumbre. Finalmente, había también un camposanto bardeado. Estuvo bajo un Real Patronato, y en todos los documentos se le da el título de Hospital Real. El titular que se le dio de San Rafael fue por ser el arcángel patrono de los enfermos. Precisamente su nombre quiere decir “medicina de Dios”. La atención de los enfermos quedó en manos de un médico, un cirujano, enfermeros y enfermeras, a más de sirvientes que se ocupaban de la preparación de alimentos y limpieza.

Se inauguró el 24 de octubre de 1770, siendo su fundador el cura y licenciado don Juan Manuel de Villegas. Es un edificio de mampostería muy amplio y uno de los hospitales más grandes del estado de Guanajuato.

Texto del cronista de la ciudad, el profesor Luis Felipe Rodríguez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: