Entre comillas

Muy buenas tardes estimados lectores, de nuevo saludándolos después de unos días de ausencia, pero aquí estamos con energías renovadas y una ansia por plasmar en papel todas las ideas que revolotean en la cabeza.

El pasado 7 de Junio se celebró el día de la libertad de expresión, un derecho universal y fundamental; hace algunos años no tenía conocimiento de esta fecha cuando inicié a documentar la creciente violencia en el estado y  los casos de corrupción en el gobierno,  irónicamente ese día pero hace algunos años   intentaron callarme por primera vez, usando los golpes, la violencia y a pesar del dolor decidí, aún con miedo, continuar levantando la voz.

Hace algunos días volví a ser víctima de la censura, mientras transmitía  en vivo el homenaje a los oficiales Valentín Vargas y José Villegas, un “oficial” se acercó a mí para pedirme dejara de grabar y me identificara, al estar vestido de civil le pedí que el se identificara primero, se negó e incluso usó a un periodista para decirme que era mi obligación identificarme. Ya en el estacionamiento del edificio administrativo, me jaloneó para pedirme el celular, a lo que me negué.

Dos días después, dos compañeras padecieron una agresión aún mas grave, esta vez por parte del propio alcalde quien negó existiera una manifestación de policías e increpó a Ana y Antonieta. A través de su vídeo pude sentir el miedo, la impotencia y el asombro de las reporteras. Tal pareciera que la realidad nos alcanzó y San Miguel también es parte de ese  México violento que ha cobrado la vida a 127 periodistas

En San Miguel de Allende se vive  una presunta guerra entre “grupos criminales” la cual  ha dejado un saldo de 72 muertos, la mayoría por disparos de arma de fuego. Las víctimas han sido desde comerciantes del mercado, meseros, albañiles, tienderos, un abogado, dos jovencitas, dos policías,  tu vecino, mi vecino, el amigo de la secundaria o tal vez tu hermano o primo.

Pero entonces ¿Quien es responsable de la inseguridad? La inseguridad se debe atender desde el municipio con acciones de prevención, con policías bien pagados, suficientes elementos y bien capacitados para enfrentar cualquier situación que se les presente.

Sin embargo San Miguel de Allende no ha cumplido con los compromisos municipales en materia de seguridad pública tales como crear un plan de prevención del delito o cumplir con el número de elementos, hasta marzo se mantenía un déficit de 84 policías.

Hoy, parte de los elementos de la Secretaría de Seguridad Pública, Tránsito Municipal y Protección Civil  se encuentran en paro tras la muerte de dos de sus compañeros  y la manifestación ha sacado a la luz muchas situaciones que eran desconocidas por la ciudadanía, como lo son la estrategia de enviar un oficial por patrulla para dar la apariencia de presencia policíaca, aún cuando esto los volviera vulnerables; o las fiestas en el C4 con amigos del General que entorpecían la labor del 911, también nos dimos cuenta que los oficiales carecen de seguro social, solo gozan de servicio en un consultorio y las demás atenciones las realizan en el Hospital General a través del Seguro Popular (aunque pocos optan por este servicio).

Es tiempo que el gobierno escuche y se ponga a trabajar en serio. El alcalde no ha mostrado la empatía necesaria para la situación que se vive en San Miguel, durante el homenaje a los oficiales caídos, escuchamos más un discurso político que palabras de aliento para dos familias que recién perdieron a un padre amoroso y a un hijo excepcional.

Los policías llevan 3 días manifestándose y ninguna autoridad ha aceptado escucharles, si todo está mal para quienes nos brindan seguridad ¿Que esperamos la ciudadanía? Es momento de sumarnos, sin color de partido, con causa y sin rencores, es momento de hacer todos un solo frente contra los verdaderos enemigos, los carteles que dañan la ciudad y matan a nuestros hermanos. Es momento de dar la cara, no solo por los policías y tránsitos de nuestra ciudad, sino por todos los sanmiguelenses. Si tenemos una corporación encargada de la seguridad satisfecha con su forma de trabajar, los sanmiguelenses podríamos sentirnos seguros. Es momento de escucharlos, y ganarle la batalla a quienes nos quieren dividir.

La del estribo

Durante el homenaje a los oficiales pude constatar el proveedor del municipio para los servicios funerarios continua siendo el mismo de hace ya algunos años, aún cuando desde el 2017 se señaló realizaban facturación a sobreprecio y entregaban a las familias que solicitaban apoyo en el gobierno municipal, ataúdes de reuso.

Mar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: