El Comandante Emilio, una doble vida

Raúl Julio Escobar Poblete nació en Santiago de Chile el  17 de octubre de 1963 conocido como comandante Emilio en sus actividades guerrilleras, fue un integrante del grupo armado chileno Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) sindicado como el autor material del asesinato del senador Jaime Guzmán, ideólogo del Régimen Militar del general Augusto Pinochet. Se encontraba prófugo de la justicia chilena desde ese crimen, cometido en 1991; además, habría participado en el rescate de cuatro de sus compañeros desde la cárcel de alta seguridad de Santiago en 1996 y cometido otros delitos diversos. Fue capturado en San Miguel de Allende el 30 de Mayo de éste 2017

Una tragedia motiva sus inicios en la guerrilla

Raúl Escobar Poblete se unió al FPMR motivado por la muerte de su tía Elizabeth Escobar Mondaca en la denominada operación Albania en 1987, adoptando como chapa  el nombre de Emilio. A finales del año siguiente fue detenido y cumplió una breve condena en la Cárcel Pública de Santiago, donde estrechó lazos con importantes miembros del Frente que se encontraban detenidos. Gracias a estos contactos, al salir de prisión se integró al aparato operativo del FPMR, donde conformó dupla con otro joven frentista llamado Ricardo Palma Salamanca.

En este contexto actuó en la muerte del coronel de carabineros Luis Fontaine en 1990 y del sargento de ejército Víctor Valenzuela Montecinos a finales del mismo año. En febrero de 1991 participó en el atentado con un cohete Law contra la residencia en Santiago del personal de seguridad de la embajada de Estados Unidos, en la que un infante de marina resultó herido.

El 1 de abril de ese año, junto a Ricardo Palma, tomó parte en el atentado que le costó la vida al senador Jaime Guzmán, y a finales de 1991 intervino como uno de los jefes en el grupo que secuestró a Cristián Edwards, un joven empresario hijo del dueño del diario El Mercurio. Luego de estos hechos fue identificado por la policía que inició una intensa búsqueda, sin éxito.

Volvió a reaparecer en diciembre de 1996 como jefe del comando de la llamada operación Vuelo de Justicia, que rescató a los frentistas Mauricio Hernández Norambuena, Ricardo Palma Salamanca, Pablo Muñoz Hofmann y Patricio Ortiz Montenegro desde la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago, utilizando un helicóptero.

En el 2002, la policía de Brasil descubrió sus huellas dactilares en la vivienda que fue utilizada por los secuestradores del publicista Washington Olivetto. Meses más tarde fue ubicado por la Interpol en la localidad fronteriza de Santana do Livramento, donde estuvo a punto de ser capturado. Pese a ello su rastro se perdió inexplicablemente.

El golpe de suerte que llevó a su captura

La mañana del 30 de Mayo la ciudad de San Miguel de Allende se encontraba tranquila, las calles volvían a la normalidad tras un fin de semana de operativos por la muerte de 4 taxistas. Una llamada al servicio de taxis marcaría  el hecho que determina el fin de un secuestro, el operador  acudió con normalidad a realizar el servicio donde le pidieron entregar un “paquete” en el Cortijo a unos 14 km del punto de partida, al comenzar la marcha se dió cuenta que era seguido, el miedo por los hechos ocurridos recientemente le hizo tomar precauciones, llamó al 911 para solicitar revisaran la unidad que lo perseguía, ingresó a una gasolinera para dar tiempo a los elementos de que llegaran en su auxilio, no pensó el problema fuera el paquete. Los elementos de Seguridad Pública procedieron a revisar la unidad que perseguía al taxista, percatandose contaba con reporte de robo por lo que de inmediato el hombre fue puesto a disposición de las autoridades correspondientes. El taxista entregó el paquete a los elementos de seguridad pública, encontrando en su interior una nota y parte de un dedo; se trataba del dedo de “Nancy” una mujer francesa secuestrada el 13 de Marzo en la Colonia Guadalupe.

Ramón, agente de bienes raíces, mencionó desconocer información acerca de la mujer secuestrada y en todo momento se declaró inocente. De inmediato fue trasladado al Cereso Mil en Valle de Santiago, los agentes que lo entrevistaron dudaron de su nacionalidad mexicana debido a su acento, cotejaron sus huellas dactilares y tras 9 días fue descubierta su verdadera identidad, se trataba de Raúl Julio Escobar Poblete, el Comandante Emilio buscado en más de 190 países por la Interpol.

Una vida tranquila en San Miguel

Ramón llevó una vida tranquila los 10 años que residió en San Miguel de Allende, ostentando ser Agente de Bienes Raíces y gerente de un bar, en una vida “ideal” donde convivía con su exesposa Marcela y su esposa, Ita, de origen español. Padre ejemplar que gracias a su compromiso con su hija, fue nombrado Presidente de la Asociación de Padres de Familia en una escuela particular ubicada en la Salida a Dolores Hidalgo. Persona reservada, opuesto a la personalidad de Marcela, a quien frecuentaba en demasía.  Poseía varias propiedades, no era suntuosa su forma de vivir, pero apreciaba las comodidades de un hogar confortable.

Marcela, la ex esposa y cómplice

Originaria de Chile y con un pasado guerrillero, siempre como pareja sentimental de Raúl Julio Escobar Poblete, buscó en San Miguel la paz que necesitaba, creó junto con dos amigas norteamericanas,  la clínica René Mey, donde brindaban sanación al alma y al cuerpo a través de la meditación y la ayuda al prójimo. Siempre mantuvo contacto con “Ramón” con quien compartía una casa en los Arcos del Atascadero. Tras la detención de Ramón, huyó a Chile, según sus primeras declaraciones, el motivo era entregarse.

Los secuestros que cimbraron la comunidad

En el 2007 Eduardo García Valseca fue secuestrado en el transcurso de la escuela de sus hijos a su casa, duró 7 meses en un cajón de metro por metro, alimentado con puré cada 8 horas,  logró sobrevivir el cautiverio durante el cual fue baleado en 2 ocasiones por negarse a pagar los $8,000,000 dlls que le pedían para su liberación. En una investigación realizada por el propio secuestrado encontraron que era un grupo “guerrillero” el que estaba detrás de su secuestro, apoyado por el Ejército Popular Revolucionario  e incluso por la ETA. Las autoridades desestimaron su investigación y declaraciones, incitando abandonara el país con el fin de salvaguardar la integridad de su familia.

Un par de meses atras del secuestro de Eduardo Valseca, un hombre originario de Los Ángeles había padecido  un secuestro similar, sin embargo él fue liberado antes de los dos meses por su estado de salud y probablemente el pago pronto del rescate.

Otro de los secuestros ocurridos en la zona es el de Diego Fernández de Cevallos, aunque éste niega se trate de los mismos responsables.

Con el mismo modus operandi Ricardo González, un empresario sanmiguelense fue secuestrado y liberado tras 7 meses. Carlos Xavier Araiza, es otra de las víctimas al parecer de la misma banda de secuestradores,  ha sido la persona que más tiempo pasó en cautiverio (1 año, 1 mes) fue liberado el 25 de Junio del 2013 en un hecho anunciado por el exdiputado ahora alcalde de San Miguel de Allende, Ricardo Villarreal; en aquella ocasión criticó se cometieron este tipo de delitos en pleno centro de la ciudad, sin que las autoridades pudieran hacer algo para evitarlo.

Los años siguientes se cometieron aún tres secuestros de gran relevancia, el de Paola, esposa de un restaurantero y dueña de un restaurant ubicado en la plaza principal, misma que también secuestrada en el transcurso de la escuela de sus hijos a su casa;  el de Mónica, exnuera del expresidente de la República Vicente Fox y empresaria sanmiguelense, de la cual ahora se sabe su familia fue vecina de Ramón y el secuestro de “Nancy” la francesa retenida por más de dos meses.

Un historial difícil de comprobar

José Luis Vargas abogado de Raúl Escobar confía en que su cliente sea liberado por el delito de secuestro que se le imputa, debido a varias irregularidades al momento de su detención, motivo por el que además no se puede relacionar con los demás secuestros, por el momento apelaron la vinculación a proceso de Escobar y en un plazo de 15 días o 1 mes se determinará si procede o no.

Declaró  no tiene Raúl miedo a la extradición sin embargo agotará todos los recursos con el fin de evitarla.

 

Con varias propiedades confiscadas, un solo detenido de la supuesta banda delictiva y decenas de preguntas quedan inconclusas las historias de los secuestrados y de un exguerrillero que alega inocencia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s