Viernes de Dolores en San Miguel de Allende

La fiesta que todavia reúne a grandes cantidades de sanmiguelenses es la del viernes de Dolores. Desde la tarde se empiezan a abrir ventanas y puertas y los vecinos muestran su labor de varias semanas atrás, trigos, naranjas agrias con banderitas de oro musivo que acompañan imágenes de Maria en su advocación de la virgen de los dolores o la virgen de la soledad. En ocasiones se suele acompañar a la dolorosa con la imagen de su hijo Jesús crucificado, o bien atado a la columna. Puede ser una pintura, litografía o una escultura. En muchas de las casas se suele tener la música de los empachos interpretando los cantos de pasión de don Pepe Correa, don Genaro Sandi o don Gumersindo Leal. Se ofrece a los sanmiguelenses que recorren las calles devotamente vasos de agua fresca, nieve, paletas, conserva o capirotada.  En algunas casas se conserva la tradición de adornar con macetas por lo que la música y esos aromas junto a flores de manzanilla y otras hierbas como el mastranto y varias más nos transportan a tiempos pasados. La visita a barrios como el chorro es inolvidable.

Continúa igualmente la hermosa costumbre de adornar las fuentes que con iguales motivos que despiertan la curiosidad de turistas y vecinos recientes los que disfrutan este tipo de manifestaciones tan propias de nuestro pueblo.

SIGNIFICADO DEL VIERNES DE DOLORES Y LOS ELEMENTOS QUE COMPONEN EL ALTAR

La imagen central del altar (la virgen en escultura o pintura): La Dolorosa muestra un rostro que reflejan sufrimiento tan impresionante que estremece a quien la ve, sus manos unidas sostienen un pañuelo blanco, su vestido es morado, el velo blanco representa su pureza y el superior que puede ser azul marino o morado igual que su atuendo refleja un estatus de mujer casada y sin faltar las siete espadas clavadas en el corazón símbolo de su aflicción, los siete Dolores de la Virgen en el altar se representan con siete velas encendidas. El número siete para el cristianismo significa infinitud, de tal manera que está diciendo que sufrió infinitamente y el color morado para la religión católica es indicativo de tiempo penitencial por lo mismo encarna su sufrimiento.

Trigo germinado representa el cuerpo de Cristo hecho pan, de acuerdo a la tradición cristiana se pone germinar en la oscuridad para que nazca de color amarillo místicamente y en la religión se evoca al ocultamiento de la naturaleza divina de Cristo.

Yerbas olorosas significan hacer menos penoso el camino de la Virgen, la flor de manzanilla fresca es parecida a la margarita que rememora al sol y es una planta medicinal que alivia el dolor.

Semillas: representan la naturaleza debido a que se llevan a bendecir para ser utilizadas en la siembra y se considera una aportación de la cultura indígena prehispánica a los altares, baste recordar que en algunas culturas del México antiguo, el maíz era considerado grano o dádiva divina y carne del hombre.

Naranjas agrias con banderitas de papel picado: aluden a Eva quien pecó al probar la manzana, fruto prohibido y evoca a la Virgen que venció el pecado al aceptar el sufrimiento. Las banderitas son festivas y mitigan el dolor e indica el triunfo de Cristo sobre la muerte y el pecado.

Agua de colores: representa las lágrimas derramadas en la pasión o la sangre derramada por nuestra salvación y las flores llaves son la solidaridad y el consuelo que los fieles brindan a la Virgen Dolorosa, las velas significan la luz que es Cristo quien ilumina el camino y arden como un reflejo de nuestras almas que desgastan en la presencia de Dios.

Por otra parte la señora de la casa prepara aguas frescas de diferente sabor como: chía horchata, limón, tamarindo,  o Jamaica, a la que se llamó lágrimas de la virgen en recuerdo de las que ella derramó durante la semana de Pasión.

Los siete dolores de la virgen:

Primer dolor: la profecía de Simeón.

Segundo dolor: la persecución de Herodes y la huida a Egipto.

Tercer dolor: Jesús perdido en el templo, por tres días.

Cuarto dolor: en María encuentra Jesús cargando la cruz.

Quinto dolor: la crucifixión y muerte de Nuestro Señor.

Sexto dolor: María recibe Jesús bajando de la Cruz.

Séptimo dolor: Entierro de Jesús.

Con información de Cronista San Miguel de Allende 

Altar-Dolores-en-Belén

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s